martes, 21 de octubre de 2014

EL ARTE ERÓTICO Y LAS MONARQUIAS ESPAÑOLAS final

Algunas imágenes y el video  pueden herir la sensibilidad de ciertos lectores. 
Si usted no mira el arte como un espejo de la realidad, y que el erotismo forma parte 
de nuestro ADN cierre esta pagina.

Aunque parezca extraño, el erotismo siempre está presente en la religión y en los 
sistemas de creencias. 
En el catolicismo, los textos místicos de San Juan de la Cruz incluyen una retórica 
que rebalsa de erotismo atribuido a la deidad.

Peter Paul Rubens : Creación de la Vía Láctea


     
En este sentido, tampoco podemos obviar el hecho de que cuando hablamos de erotismo 
también estamos haciendo referencia a lo que  es la exaltación del amor físico en el 
ámbito artístico, ya sea literatura, cine, teatro, pintura o escultura.

EL ARTE ERÓTICO Y LAS MONARQUIAS ESPAÑOLAS  final
En el capitulo anterior lo dejamos que, Carlos III. Cedido al puritanismo religioso, pensó 
en destruirlas y quemarlas, todas aquellas obras  que formaron parte del camerino privado 
de sus antecesores. La intervención del pintor Mengsy del Marqués de Esquilache lo evitó. Siendo enclaustradas fuera de palacio en dependencias cercanas a los palacios reales: en 
la Casa de Rebeque y en el Buen Retiro.

Diana y sus ninfas sorprendidas por Satiros-Peter Paul Rubens



Treinta años después, en 1792, bajo el reinado de Carlos IV, la Real Academia de 
San Fernando solicita el envió de las colecciones de desnudo para que sirvan de "estudio 
del colorido". La petición es atendida por el monarca depositándose los cuadros en una 
sala reservada de la institución (pues el rey, al igual que su padre, había cedido al 
puritanismo religioso y prefería mantener las obras enclaustradas). 
Sala  que solo pueden visitar determinadas personas, básicamente altas jerarquías 
invitados por el rey, y pintores y sus discípulos, que realizaban copias con fines 
académicos.  En 1796 se envían a la Real Academia de San Fernando otros 13 cuadros,
considerados los más indecentes de las colecciones reales. 
Por este motivo se restringe al máximo las condiciones de acceso a esta sala donde se 
guardaban.
Una de estas obras fuera tambien, por su contenido religioso.

El lienzo de Furini (Florencia 1600-1646) Lot y sus hijas



No sólo muestra dos de los desnudos más voluptuosos de toda la colección, sino que 
además, ilustra una de las historias más escabrosas de la Biblia.
Furini sugiere con cierta morbosidad la relación incestuosa mantenida por las dos jóvenes 
con su anciano padre. 
Relato del Génesis: después de que Yavé le salvara de la destrucción de Sodoma, Lot se 
instaló en una cueva con sus dos bellas y jóvenes hijas. Éstas, dado su aislamiento, 
decidieron concebir hijos de su padre dijo la mayor a la pequeña: “Ayer me acosté yo con 
mi padre. Embriaguémosle también esta noche, y te acuestas tú con él, para ver si tenemos descendencia de nuestro padre”... Y concibieron las dos hijas de Lot. La mayor dio a luz 
un hijo, aquien llamó Moab; es el padre de los Moabitas hasta hoy. También la menor 
parió un hijo, a quien llamó Ben Ammí: es el padre de los Bene-Ammón hasta hoy» 
(Génesis, 19: 30-38).  Es probable que estas fueran  asimismo las razones por las que el 
duque de Toscana envió el cuadro como regalo nupcial a Felipe IV cuando se casó con 
Mariana de Austria en 1649. 

1827: El Museo Real, en plena expansión, reclama los cuadros depositados en la Real 
Academia de San Fernando al llegar se crea la Sala Reservada porque era "voluntad de 
su Majestad Fernando VII, que de ningún modo se coloquen a la vista del pueblo aquellos 
que  por razón de la poca decencia de sus objetos y demás circunstancias que reúnan 
merezcan ponerse en sitio reservado".
Esta sala se enriqueció con otras obras de desnudo hasta un total de 72, según la 
testamentaria de Fernando VII, que data de1834. El acceso a la sala estaba restringido a 
personas con un permiso especial.

Con la llegada al trono de Alfonso XIII´, lo erótico entro de nuevo en la corona española.



Amante del 7º arte podría ser considerado el introductor del porno en España. 
Fue en los años 20 cuando comenzó a financiar las primeras películas pornográficas 
que se rodaron en España.
Pero no solo eso, el Rey tenía inquietudes artísticas y colaboraba en los guiones e ideaba 
tramas para las películas.
Fue el Conde de Romanones, hombre de máxima confianza del Rey, quien contactó con 
unos de los pioneros del cine en nuestro país, los catalanes Ramón y Ricardo de Baños 
(que tenían una productora) para llevar a cabo el deseo del monarca.
Ramón Baños



No se sabe cuántas películas fueron rodadas porque la mayoría se destruyeron pero 
hasta nuestros días han llegado tres, cuyos títulos son: El ministro, 
Consultorio de señoras.


Y el Confesor








Estas tres películas se descubrieron en la filmoteca de Valencia por casualidad.
Debido básicamente a la influencia de la Iglesia, se mantenia escondido y en secreto 
pero en todo caso, era un lujo de las monarquias y de las clase alta.

Todo lo vinculado al erotismo mal llamado porno, pinturas,grabados, estampas, películas, 
era muy caro en esa época.
Grabado Carracci: Jupiter y Junon


De la obra literaria del Marques de Sade Juliette

Por entonces, en Gran Bretaña, era incluso de buen tono que un hombre consumiera 
pornografía porque era índice de refinamiento.
El porno sólo pasa a ser de mal gusto cuando se populariza, cuando puede consumirlo 
todo el mundo.

Y que mejor modo de cerrar la trilogia de " El arte erótico y las monarquias españolas"
con una obra actual de Elizabeth Castro


Hasta pronto.