viernes, 5 de mayo de 2017

LAS ALUCINACIONES Y EL ARTE

Vincent Minor es un fotógrafo estadounidense afincado en la ciudad de Nueva York 
Con su fotografía surrealista de imágenes simbólicas del subconsciente trata de
construir metáforas visuales para descifrar el sufrimiento y la incertidumbre del 
ser humano.





Algunos artistas han reflejado a trabes de su obra sus alucinaciones y miedos, que ellos
han vivido en primera persona . Sea por enfermedad o inducidos por alucinógenos.

El arquitecto catalán Antonio Gaudí



En un periodo en que estuvo enfermo, con fuertes fiebres, que le hicieron alucinar, viajo
al extramundo.



Según el mismo comento tenia necesidad de plasmar en sus obras el terror que paso.
Este terror y miedos fue la fuente de inspiración de una de sus obras maestra. La 
fachada principal de la Sagrada Familia de Barcelona.




George Grosz fue un soldado alemán que sufría de alucinaciones traumáticas 
debido a su participación en la guerra de 1914.



Las obras de estos artistas, están acuñadas como Arte Marginal \ Art Brut.
Una mayoría de estos pintores sufren de Esquizofrenia y en sus obras tratan de 
mostrarnos estas voces que oyen i las alucinaciones que les persiguen.




Joffrey Dahmer es un paciente con esquizofrenia paranoide que acostumbra a ver 
a este personaje llamado “Wither”.




Louis William Wain (Londres, 5 de agosto de 1860 – St Albans, 4 de julio de 1939) 
fue un artista inglés



También fue conocido como el pintor de los gatos, por crear un mundo solo de felinos.



Se le diagnostico Esquizofrenia. Hoy en día su obra esta en estudio, para comprender
mejor la evolución de la  enfermedad, atraves de sus gatos.



Dr. Albert Hofmann en 2006, con 100 años.




Albert Hofmann (11 de enero de 1907 – 29 de abril de 2008) nació en la ciudad de 
Basilea, en Suiza, y pasó a la historia por ser el primer ser humano en sintetizar, 
probar y experimentar los efectos de la dietilamida de ácido lisérgico (LSD).


Siempre ha existido una creencia asociada a esta droga sobre que permite expandir 
la conciencia y, en consecuencia, la creatividad y el lado artístico.


Brian Pollett


Con base en la ciudad de San Francisco, en los Estados Unidos, Brian Pollett es
un diseñador gráfico que decidió subirse a la peligrosa corriente de producir
obras gráficas bajo el efecto de una serie de narcóticos. Experimentando con una
droga diferente cada día, a lo largo de veinte días, produjo una serie de
ilustraciones con el mismo concepto para ver de qué forma el efecto de las
sustancias alteraba su creatividad.


El LSD fue la gran musa inspiradora del movimiento Hippie que influencio en todas las
artes, más en la música, nacería la música Psicodélica y el Acit Rock.

video

Estos 9 dibujos fueron hechos por un artista bajo la influencia del LSD, formaron 
parte de una prueba llevada a cabo por el gobierno de los EE.UU. a finales de los 
años 1950.
Al artista se le propino una dosis de LSD-25 y libre acceso a una caja llena de 
crayones y lápices. El tema pintar era el médico que lo inyectó.
Dibujo nº 1

El primer dibujo se realiza 20 minutos después de la primera dosis (50 ug) 
Un médico de cabecera lo observa, el paciente opta por empezar a dibujar con carbón. 
El sujeto del experimento informa – ‘Condición normal … ningún efecto de la droga 
hasta ahora“.
Dibujo nº 2

85 minutos después de la primera dosis y 20 minutos después de la segunda dosis 
administrada (50 ug + 50 ug) El paciente se muestra eufórico. “Puedo ver con 
claridad, con tanta claridad. Este … usted … lo es todo … Estoy teniendo un poco 
de dificultad para controlar este lápiz. Parece que quiere irse.”
Dibujo nº 3

2 horas y 30 minutos después de la primera dosis. El paciente parece estar muy 
concentrado en el asunto del dibujo. “Los contornos parecen normales, pero muy 
vividos – todo está cambiando de color. Mi mano debe seguir el barrido en negrita 
de las lineas. Me siento como si mi conciencia se encontrara en la parte de mi 
cuerpo está activa ahora – mi mano, mi codo … mi lengua “
Dibujo nº 4

2 horas 32 minutos después de la primera dosis. El paciente parece atrapado por 
su block de papel. “Estoy tratando con otro dibujo. Los contornos del modelo son 
normales, pero ahora los de mi dibujo no lo son. El contorno de mi mano se ve 
demasiado extraño. ¿No es un dibujo muy bueno? Me doy por vencido – Voy a 
intentarlo de nuevo … ‘
Dibujo nº 5

2 horas y 35 minutos después de la primera dosis. El paciente sigue rápidamente 
con otro dibujo. ‘Voy a hacer un dibujo en un santiamén … sin parar … una línea, 
sin interrupciones” Al completar el dibujo el paciente comienza a reír, a 
continuación, se sobresalta por algo en el suelo.
Dibujo nº 6

2 horas y 45 minutos después de la primera dosis. El paciente intenta escalar en 
la caja de actividades, y en general está agitado – responde lentamente a la 
sugerencia se si le gustaría dibujar un poco más. Se ha convertido en gran parte 
en un ser no verbal. “Yo soy … todo es … cambiado … están llamando … su cara … 
entrelazados … que es …” murmura el paciente inaudiblemente con una melodía 
(suena como “Thanks for the memory“). Él cambia a un estilo tempera.
Dibujo nº 7

4 horas 25 minutos después de la primera dosis. El paciente se retira a la cama, 
pasando aproximadamente 2 horas tendido, agitando las manos en el aire. Su regreso 
a la caja de actividades es repentino y deliberado, el cambia sus herramientas a 
un lápiz y acuarelas. “Este será el mejor dibujo, igual el primero, sólo que mejor. 
Si no tengo cuidado voy a perder el control de mis movimientos, pero no lo haré, 
porque lo sé. lo sé”– (esta palabra se repite muchas veces). El paciente hace la 
última media docena de trazos del dibujo antes de correr de un lado a otro de la 
habitación.
Dibujo nº 8

5 horas 45 minutos después de la primera dosis. El paciente continúa moviéndose 
por la habitación, cruza el espacio en complejas variaciones. Hasta una hora y 
media antes de que él se siente a dibujar de nuevo – parece haber superado los 
efectos de la droga. “Puedo sentir mis rodillas otra vez, creo que está empezando 
a desaparecer. Este es un dibujo bastante bueno – este lápiz es muy difícil de 
sostener”– (él está sosteniendo un crayón).
Dibujo nº 9

8 horas después de la primera dosis. El paciente se sienta en la cama litera. 
Reporta que la intoxicación ha desaparecido a excepción de la distorsión ocasional 
de nuestras caras. Pedimos un dibujo final que es realizado con poco entusiasmo. 
“No tengo nada que decir sobre este último dibujo, es malo y poco interesante, me 
quiero ir a casa ahora.“

La ilegalidad del LSD como narcótico empezó en los Estados Unidos a mediados de 
la década del 60, más concretamente en el estado de California,  el 6 de octubre 
de 1966

Dedicado al genial diseñador gráfico Brian Pollett y recordarle, que quien juega con 
fuego se quema, por muy artista que uno sea.

Kawika Singson


Hasta pronto