viernes, 26 de mayo de 2017

LA EXPOSICIÓN DEL ANGEL DE LA MUERTE



Tanto la tradición judeocristiana como especialmente la islámica, e incluso en 
otras religiones, nos explican que el ángel Azrael (Izra’il, según el Corán) 
tiene una de las misiones más especiales entre todas las asignadas por Dios a sus 
criaturas. Azrael existe no para traer desgracias o pesares a los seres humanos, 
sino todo lo contrario: para traer paz y tranquilidad a las almas que se encuentran 
en el estado de transición desde la vida hacia la muerte, o desde la muerte hacia 
la vida.

La oración al Angel de la Muerte empieza diciendo...
Más magnífico y poderoso ángel de la muerte formado por el Dios Todopoderoso
y teniendo en cuenta el más supremo abrasados todos los mortales nacidos en la 
tierra Guardián y protector de los débiles e inocentes.

La historia de esta exposición empezó cuando...



En un día de enero de 1894, un niño jugaba con sus amigos cuando corrió sobre 
la delgada capa de hielo que se había formado sobre el río Eno. El hielo cedió 
ante el peso y el pequeño cayó a las heladas aguas, inmediatamente después inició 
una lucha para no ser arrastrado por la fuerte corriente del río.
Un niño más grande llamado Johann Kuehberger, que vivía en los alrededores, escuchó 
el pedido de auxilio del pequeño. Johann corrió al río, se zambulló y recató al 
indefenso infante de morir por ahogamiento o hipotermia. Era Adolfo Hitler, un niño 
de apenas cuatros años de edad.
Kuehberger, el salvador de Hitler, con el tiempo se convertiría en un sacerdote.

Jan Komski (1915-2002) Pintor Polonés. Superviviente de Auschwitz



Jan Komski

Autor: Mieczysław Kościelniak


Algunos años antes de llegar al poder en Alemania, no era más que un provocador de 
derecha que organizaba discursos incendiarios en Múnich. Después de una ponencia 
particularmente provocadora, Hitler fue perseguido por una multitud enardecida de 
unos 200 hombres.
Hitler estaba en el suelo, siendo vapuleado, cuando algunos de los agresores se 
presentaron con bayonetas, estaban dispuestos a apuñalarlo hasta la muerte. Pero en 
aquel preciso momento, ocho hombres con armas propias, intervinieron e impidieron  
que la enfurecida multitud linchara a Hitler.
Uno de sus salvadores era un irlandés de nombre Michael Keogh. Por una extraña 
coincidencia del destino, Hitler había luchado con Keogh en la Primera Guerra Mundial. 
Más tarde, Keogh fue ejecutado por agitadores nazis durante una purga conocida como 
“La noche de los cuchillos largos“.

Retrato de Ludwik Chrobok. Autor: Jacques Markiel  



Wladyslaw Siwek (1907-1983) 




En una batalla en 1918, en Bélgica, un joven de nombre Adolfo Hitler fue alcanzado 
por una granada de gas mostaza británica, lo que fácilmente pudo haberle costado la 
vida, dado que decenas de miles de soldados murieron a manos del gas mostaza en la 
Primera Guerra Mundial. Después de que Hitler fue alcanzado por la granada de gas, 
quedó temporalmente ciego y fue llevado a un hospital militar alemán, localizado en 
las proximidades.

Autor\ra Desconocido\da


Autora: Halina Ołomucka



Hitler resultó sin heridas de gravedad de aquel episodio y su visión volvió 
progresivamente. Hitler siguió luchando en la Primera Guerra Mundial poco después 
de su alta médica.


Autor: Mieczysław Kościelniak



Autora: Dinah Gottliebova




Hitler y Henry Tandey


Casi al final de la guerra, soldados británicos capturaron y repararon un puente que 
los alemanes habían destruido parcialmente para impedir el tráfico de vehículos a una 
ciudad francesa ocupada. Tras una batalla de la que salía victorioso, Henry Tandey, 
un joven soldado británico, se detuvo a descansar. Fue entonces que divisó a un 
solitario soldado alemán, saliendo de debajo del puente por detrás de algunos 
arbustos, intentando escapar. 
Tandey apuntó, pero en el instante en que iba a presionar el gatillo, bajó el arma 
porqué creyó que el soldado estaba herido. Ese soldado alemán tenía 29 años y era 
Adolfo Hitler.


Autora: Zofia Stępień



Autora: Marian Ruzamski



Ernst “Putzi” Hanfstaengl y su esposa Hellen




Pese al nacionalismo extremo de los nazis, un alemán instruido en Harvard y su esposa
norteamericana, formaban parte del círculo interno de Hitler. Ernst “Putzi” 
Hanfstaengl y su esposa Hellen, conocieron a Hitler cuando se mudaron de Nueva York
a Múnich en 1921.
Hitler se convirtió en un amigo íntimo de Putzi y Hellen. Años más tarde, los tres
participaban en el Putsch de Múnich, un golpe en que los nazis intentaron, sin éxito,
tomar el poder en Alemania.
Tras el golpe fallido el grupo huyó a la casa del matrimonio, a las afueras de Múnich.
Allí, Hitler se mostró mentalmente perturbado después de darse cuenta que tenía que
enfrentar acusaciones de alta traición. Hitler dijo: “Ahora todo está perdido.
No tiene caso continuar”. Entonces, tomó una pistola de un armario y, antes de que
lograra quitarse la vida, Hellen lo tomó del brazo y le quitó el arma.
Esa misma casa después fue cercada por la policía y Hitler fue a prisión
Después de ser atrapado, Hitler recibió acusaciones por traición cuyo castigo, en
aquel momento en la República de Weimar, era la muerte. Pero, por increíble que
parezca, Hitler nunca recibió la pena de muerte en su condena por traición en 1923.


Autor: Jerzy Adam Brandhuber



Autor: David Olère. Autorretrato ( la comida de los muertos para los vivos )



Técnicamente, Hitler fue condenado por traición, pero en lugar de recibir la pena de
muerte, se le sentenció a cinco años en prisión, de los que solamente cumplió nueve
meses.


Autora: Janina Tollik



Autor: Franciszek Wieczorkowski




Sobre el famoso intento de magnicidio, perpetrado por oficiales nazis de alto rango 
en 1944 para asesinar a Hitler, como se retrata en la película Operación Valkiria. 
Pero existió un intento mucho menos conocido que estuvo más cerca de matar a Hitler 
poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Contrario al enredo de la Operación Valkiria, este intento de asesinato fue 
orquestado y ejecutado por un conspirador solitario, que no ostentaba ninguna 
posición de poder en el partido nazi. Se trataba de un simple carpintero alemán 
llamado Johann Georg Elser.



En la explosión, 8 personas murieron y 63 resultaron heridas, pero Hitler, por supuesto escapó ileso. El padre de Eva Braun, amante y esposa de Hitler, fue herido en este ataque.

 Autor: Władysław Siwek



Autor: Mieczysław Kościelniak



Durante su vida política el dictador alemán Adolf Hitler fue objeto de varios 
atentados algunas fuentes citan al menos 42 tentativas, pero ninguna tuvo éxito.

Y así fue como el Angel de la Muerte, protector de los débiles e inocentes.



Organizo las colecciones del Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau.
Autor: Czesław Lenczowski




Hasta pronto.