lunes, 8 de diciembre de 2014

EL ARTE Y LA NAVIDAD

Las Navidades desborda  arte por los cuatro costados en todo el mundo.
Grandes artistas de todas las épocas, pintores, escultores, arquitectos, músicos, etc. etc.
han dedicado sus obras a la Navidad.

LA MÚSICA NAVIDEÑA Y LOS VILLANCICOS
Estés donde estés uno puede gozar de las canciones navideñas
Nyusha con la niña Sonia Lapshakova Música Pop Rusa



Feliz Navidad  Michael Buble & Thalia



Pero lo que realmente sentimos como nuestro en estas fechas son los Villancicos,
que cantamos juntos con nuestros seres queridos.
Al mismo tiempo los Villancicos, siguen siendo para muchos de nosotros, un tema musical
que desconocemos aunque forme parte de nuestras vidas.

Fum, Fum Fum es un villancico tradicional es de origen catalán. Joan Amades cree que 
tiene sus orígenes en los siglos XVI o XVII, en Cataluña. 
El significado de la palabra ("fum" en catalán) ("humo" en castellano).
Audrey Snyder Barrington High School Choral Ensemble (Fantasía)



El villancico es una forma musical y poética en castellano y portugués, tradicional de 
España Latinoamérica y Portugal, muy popular entre los siglos XV y XVIII. Los villancicos 
eran originariamente canciones profanas con estribillo.

Su nombre tiene probablemente su origen en que se trata de composiciones de naturaleza 
popular, cantadas por los villanos o habitantes de las villas, generalmente campesinos u 
otros habitantes del medio rural.

Eran cantados en fiestas populares, originariamente sin temática específicamente religiosa,
y los principales temas eran los acontecimientos recientes del pueblo o la región.

En 1765 se prohiben los villancicos en los actos religiosos. Generalmente eran de carácter
satírico. 

JINGLE BELLS por BassHunter. Es una de las canciones más conocidas y cantadas en 
todo el mundo.



Fue escrita entre 1850 y 1857 por el compositor estadounidense James Pierpont (1822-1893) 
bajo el título de «One Horse Open Sleigh»
En 1859 la canción fue relanzada, esta vez bajo el título «Jingle Bells».
A pesar de estar íntimamente conectada a la Navidad, no es específicamente una canción 
de Navidad, ya que no se menciona, y trata sobre las carreras de caballos.

La primera adaptación de música profana popular a cantos religiosos se debe a Adán de San Víctor, monje francés del siglo XII, con la creación de un género mixto que posteriormente favorecería el uso de melodías populares como cantos navideños.

Algunos Villancicos nos cuentan historias imaginarias como "EL TAMBORILERO" 
el cantante español que popularizó este villancico de orígenes checos, en los años 60 en 
España es Raphael



«El pequeño tamborilero»,  es una canción de Navidad popular épica, cuya letra relata 
la historia imaginaria de un niño que se gana la vida con un tambor y que, no teniendo 
nada con que obsequiar al recién nacido  Mesías en la Nochebuena, decide darle una
serenata con su instrumento como prueba de amor, hecho ante el cual el recién nacido 
le mira y le sonríe dándole a entender que ha comprendido la intención.

 Hasta el momento, la noticia probada de atribución de autoría más antigua que se tiene 
de «El pequeño tamborilero» data de 1941, cuando la pianista Katherine Kennicott Davis 
(1892-1980), natural de St. Joseph (Missouri), manuscribe la canción, titulándola Carol of 
the Drum («Villancico del tambor») se dice que transcrita de un supuesto original checo.

Pero si existe un villancico que nos puede contar una historia real, sin duda es
(Stille Nacht, heilige Nacht) NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR

Es una conocida canción de navidad austriaca compuesta originalmente en alemán por el 
sacerdote austriaco Joseph Mohr . Fue interpretado por primera vez el 24 de diciembre de 
1818 en la iglesia de San Nicolás (Nikolauskirche) de Oberndorf, Austria. 

Jackie Evancho y los cuatro tenores




La Primera Guerra Mundial fue el auge de las trincheras, unas trincheras en las que los 
soldados vivían en las peores condiciones que un ser humano pueda imaginar, hasta el
punto de que se puede considerar a la Primera Guerra Mundial como la guerra más mísera,
cruel y sufrida de la historia.



La moral de la tropa de todos los ejércitos era muy baja, y fue el Káiser alemán Guillermo 
II de Alemania,



quien se le ocurrió en vísperas de Navidad la idea de levantar la moral al ejército no solo otorgando dobles raciones de pan, alcohol, tabaco e incluso salchichas a los soldados, 
sino además enviando miles de abetos y luces de navidad al frente para crear un clima 
entre sus hombre que les permitiese olvidar, aunque fuese por unas horas, las penurias 
de la guerra.

24 y 25 de Diciembre de 1914. Frente de Ypres Bélgica

Por la noche las trincheras alemanas se iluminaron con todos los adornos navideños 
llegados al frente por orden del Kaiser. Tras las luces llegaron los villancicos, entre lo 
cuales uno destacaba sobre el resto, "Noche de paz", y es que los alemanes se habían 
contagiado del espíritu navideño y comprendieron que aquellas fechas tan señaladas no 
eran momento? para la guerra.
 HEILIJE NACHT por IL Volo



Los ingleses y franceses atónitos ante lo que estaban viendo y escuchando respondieron uniéndose a los cánticos en su propio idioma, dando forma a la noche más bonita, 
emocionante y especial de la Primera Guerra Mundial. Incluso se pedían villancicos de 
una trinchera a otra.

A la mañana siguiente, 25 de Diciembre, Navidad, la situación que se alcanzó la pasada 
noche prosiguió. Como el día anterior, los primeros en dar el primer paso fueron los 
soldados alemanes, algunos de ellos que sabían hablar inglés salieron de sus trincheras 
ondeando banderas blancas en señal de paz.
Tras unos momentos de duda, soldados ingleses hicieron lo propio y salieron a su 
encuentro.
Las intenciones de ambos estaban claras y pronto consiguieron que gran parte de la tropa 
se uniese a la celebración confraternizando entre ellos.



Gracias a distintos testimonios de veteranos de guerra, a fotografías que tomaron los 
propios soldados y a las cartas que estos enviaban a sus casas, hoy sabemos que aquellos combatientes que el día anterior se estaban matando y que eran conscientes de que en 
unos días volverían a hacerlo, estaban compartiendo e intercambiando todo tipo de 
comida, bebida, tabaco y utensilios básicos para la vida en la trinchera.
Además muchos compartieron historias, anécdotas, recuerdos, opiniones sobre la guerra 
e incluso fotografías de sus familias.

En esta fecha tan señalada decidieron enfrontarse solo en sendos partidos de fútbol



que se disputaron entre soldados, de los que incluso se conoce el resultado de alguno de 
ellos (3-2 para Alemania).

Ypres en 1919.


El 21 de noviembre de 2005, el último veterano de guerra aliado superviviente de la tregua, 
Alfred Anderson, murió en Newtyle, Escocia, a los 109 años.

El próximo 17 de diciembre de 2014 en Ypres, Bélgica, la UEFA conmemorará el centenario 
de la tregua de Navidad de 1914 en las trincheras de Flandes, en el cual tiene previsto 
levantar un monumento en el mismo sitio en el que se disputó el improvisado duelo 
futbolístico.


Hasta pronto, solo desearles feliz Navidad y que el villancico  HEILIJE NACHT y el espirito
navideño nos acompañe cada día.