sábado, 22 de marzo de 2014

" LA ARQUITECTURA " GUSTAVE EIFFEL Y ALBERTO DE PALACIOS Y ELISSAGUE

Desde el siglo XIX empieza una verdadera fiebre arquitectónica por alcanzar alturas 
hasta ese momento nunca conseguidas.



GUSTAVE EIFFEL  (Dijon, 15 de diciembre de 1832 - París, 27 de diciembre de 1923)


  
Fue un ingeniero civil y arquitecto francés. Se graduó en la École centrale des arts et 
manufactures de París y adquirió renombre diseñando varios puentes para la red francesa 
de ferrocarriles, de los cuales es especialmente notable el viaducto de Garabit. 
Su fama actual se debe a su proyecto estrella, la mundialmente conocida Torre Eiffel
construida para la Exposición Universal de París de 1889.

18 de Julio de 1887


Tras su retiro de la ingeniería, Eiffel se dedicó a investigar en la meteorología y la
aerodinámica, haciendo importantes contribuciones en ambos campos. 


7 de Diciembre de 1887




Es leyenda que Gustave Eiffel creyó que su Torre no sólo lo haría rico sino también
inmortal.
Le gustaba mucho más esa idea que la Torre en sí. De hecho, ni siquiera la diseñó él
sino un par de empleados de su estudio.


Tampoco fue una idea francesa: Eiffel se la robó a unos norteamericanos de Filadelfia. 

La excusa perfecta fue el centenario de la Revolución de 1789 y la Exposición Universal 

que se organizaría durante los festejos.
Se presentaron 107 proyectos y ganó el monstruo de hierro. 


20 de Marzo de 1888




El monumento fastidió a los parisinos desde el principio: un manifiesto firmado por 300 
artistas (de Verlaine y León Bloy a Maupassant y Dumas hijo) protestaron contra “ese 
farol callejero aquejado de gigantismo”. Sólo uno de cada quince visitantes a la Exposición Universal de 1889 pagó por subir a la Torre, que aún no tenía ascensores.

15 de Mayo de 1888



Así siguieron las cosas hasta que empezó a acercarse el fin de la concesión que el 

municipio de París había dado a Eiffel: hacia 1909, en lugar de los dos millones previstos, 
apenas visitaban la Torre 150 mil personas al año (y eso aunque Eiffel bajó a la mitad el 
precio de la entrada y puso ascensores).

21 de Agosto de 1888


Así siguieron las cosas hasta que empezó a acercarse el fin de la concesión que el
municipio de París había dado a Eiffel: hacia 1909, en lugar de los dos millones previstos,
apenas visitaban la Torre 150 mil personas al año (y eso aunque Eiffel bajó a la mitad el
precio de la entrada y puso ascensores). Entonces apareció en escena el capitán Ferrié,
pionero de la radiodifusión francesa.
Ferrié odiaba las palomas mensajeras que usaba el ejército y propuso instalar a todo lo
largo de la Torre una antena que cambiaría por completo las comunicaciones en Francia. 



Así se salvó la Torre. O, como dice Roland Barthes, así se volvió irreemplazable, además
de inútil.

26 de Diciembre de 1888



Se considera que, aproximadamente, la mitad de las uniones con las que cuenta la
estructura (mediante roblones) están realizadas por motivos de seguridad, es decir, que
la torre se mantendría en pie aunque fallaran la mitad de las uniones entre sus piezas.
Esto garantizó desde el principio la fiabilidad de la Torre, dado a que en el momento de
su construcción muchos parisinos tenían miedo de que pudiera caerse originando una
catástrofe.



Con una altura de 300 metros, prolongada más tarde con una antena a 325 metros,
la Torre Eiffel fue la estructura más elevada del mundo durante 41 años.

En la actualidad, son más de 236 millones los visitantes de la torre. Al ritmo actual, se
alcanzarán los 300 millones de visitas hacia 2017 o antes, dado el fuerte crecimiento
del numero de visitantes que cada año se presentan. 



EL GRAN PROYECTO DE ALBERTO DE PALACIOS Y ELISSAGUE





MONUMENTO A COLON



Fue un arquitecto español nacido en Sare, (Francia) el 25 de enero de 1856. Murió 

en el año 1939. 
Sus padres fueron a vivir a Gordejuela (País Vasco, España) al poco de nacer,
donde realizo sus estudios secundarios en el colegio de San Zoilo y san Félix.  



En 1882 terminó sus estudios en la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Completó su 
educación en París, donde fue alumno de Gustave Eiffel y de Ferdinand Arnodin. 
Gran especialista en puentes atirantados. 
Toda su obra se caracteriza por la búsqueda de la funcionalidad y la innovación,   
utilizando el  acero y el cristal para lograrlo.

1887: Participa en la construcción del Palacio de Cristal, también en el retiro, e inspirado  
en el Cristal Palace de Londres, en colaboración con Ricardo Velázquez Bosco y el  
ceramista Daniel Zuloaga.



890-1893: trabaja, junto con su hermano, el también ingeniero Silvestre de Palacio, en 
su proyecto más importante, el puente transbordador de Portugalete, conocido como el  
Puente de Vizcaya o Puente Colgante, auténtica y monumental “Puerta de Vizcaya”, en 
la desembocadura del río Nervión .



Fue el primer puente de este tipo que se construyó en el mundo;  Patrimonio de la 
Humanidad de la UNESCO


Pero la obra que le hubiera hecho mundialmente famoso de haberse llevado a cabo, y su 
más increíble proyecto era el que presentó en 1893 en la Exposición Universal de Chicago, 
con un tema especial: El cuarto centenario del descubrimiento de América…

Como en la mayoría de Exposiciones hubo un concurso arquitectónico, en el que el español presentó un proyecto alucinante consistente en una gran esfera metálica de 200 metros de diámetro que iría colocada sobre una gigantesca peana de 100 metros de altura. Con estas 
dos piezas se igualaba la altura de la torre Eiffel (300 metros), y sobre ella se colocaría un 
gran faro, que mostraría la altura en que el monumento superaba al parisino.


El proyecto de Alberto Palacio ganó el primer premio, sin embargo, nunca llegó a 
construirse en Chicago. 
Se quedó en un proyecto de proporciones excesivamente utópicas que señalaba lo que 
el hombre era capaz de imaginar.

Aún así, no se rindió y realizó una segunda versión de su gran Torre con el objetivo de 
presentarlo en Madrid, en concreto en el Parque del Retiro en el que unos años antes 
(1887) ya había construido el Palacio de Cristal, inspirado en el Cristal Palace de Londres.


Por aquel entonces un arquitecto muy reconocido y respetado en Madrid. 
Sus construcciones habían comenzado a despuntar y en el Retiro ya tenía dos: el Palacio 
de Cristal y el Palacio de Velázquez, así que, en un primer momento se vio con buenos 
ojos el proyecto de esta monumental torre.


La esfera ocupaba un volumen descomunal de 4.180.000 metros cúbicos, y una superficie 
de 125.000 metros cuadrados, junto al ya conocido Palacio de Cristal del propio arquitecto.


Sin embargo, el final del siglo XIX no era una buena época para una construcción así en 
España.
Los tiempos felices en los que España era una potencia económica hacía mucho que 
habían pasado y las colonias estaban desapareciendo por momentos, hasta llegar a su fin 
en 1898.


Así, a pesar de que tanto el proyecto como el arquitecto fueron colmados de elogios, 
el monumento se abandonó como utópico y poco a poco se fue olvidando hasta casi 
desaparecer en la bruma de los años.

Hasta pronto.