viernes, 21 de septiembre de 2012

SOMOS EL INSTRUMENTO DE NUESTA MENTE

Nuestra mente onírica y psicodélica. 



Nos usa como meros instrumentos, lo mismo que cuando el artista coge una herramienta
para realizar su obra.

MADGE GILL   Artista inglesa nacida en 1882.



Tras la muerte de dos de sus hijos y una larga enfermedad comenzó a dibujar, escribir 
y bordar.
Guiada por un espíritu que ella llamaba Myrinerest (que podría ser traducido como my 
inner rest, mi paz interior), trabajaba por la noche, en condiciones de baja iluminación.



Como soporte utilizaba cartulinas y rollos de tela de baja calidad y, de manera obsesiva, 
usando tinta china y una pluma, dibujaba un rostro femenino con sombrero, siempre 
ambientado en un entorno arquitectónico imaginario de densos gráfismos.



Algunos de sus dibujos eran del tamaño de una postal mientras que otros podían llegar 
a medir 30 metros.


Unas semanas después de recuperar la salud, el 3 de marzo de 1920, Madge Gill fue 
“poseída” por primera vez por Myrninerest, su espíritu-guía.
Madge tenía entonces treinta y ocho años y su contacto con esta figura fantasma se
mantendría sin interrupción durante el resto de su vida.
En 1926 su hijo Laurie publicó Myrninesrest the Spheres, un pequeño texto en el que relató
las actividades que su madre realizaba en un delirante estado de trance, toda una serie de
labores creativas propias de la época: dibujar, escribir, hacer punto, ganchillo, tejer, cantar
o tocar el piano.



En 1922 Madge se sometió a tratamiento en una clínica de enfermedades de la mujer 
en Hove, en la costa sur.
Una vez allí, le entregó un paquete de dibujos a una médico, quien los puso en 
conocimiento de la Sociedad para la Investigación Psíquica de Londres.

En estas proliferaciones de remolinos afloran rostros pálidos de mujeres descarnadas y 
sin nombre, esbozados someramente, aunque con expresión sorprendida y una evidente 
preocupación por la belleza. 
Hay un fuerte impulso decorativo y creativo tan fuerte como la pulsión de recrear la misma imagen una y otra vez, de manera obsesiva y sin cesar una vez que la imagen es reconocida. 
Su obra ofrece una versión personal sobre los arquetipos femeninos y dota a sus dibujos de 
una ilusión de profundidad fragmentada que recuerda a espejos rotos.



No quiso nunca vender sus obras, pues decía que no le pertenecían, pues estaban 
realizadas por su espíritu-guía " Myrinerest "
En la actualidad muchas de sus obras están en manos de coleccionistas privados. 

Les muestro un interesante estudio realizado por......................................................

DR. SARRO



Catedrático de Psiquiatría de Barcelona.
La experiencia de la locura, dibujos científicos realizados por pacientes psiquiátricos.
Teorías del funcionamiento cerebral según su propio padecimiento, realizadas por distintos pacientes españoles.


  
Fueron expuestos en la exposición itinerante Pinacoteca Psiquiátrica en España, 1917-1990.

Realmente no hace falta haber estudiado en Bellas Artes, ni tener una gran cultura.
Si tu mente artística te elige, como mero instrumento tus obras serán admiradas y 
conservadas a lo largo del tiempo.

PIERRE AVENZARD  (Francia, 1909- 1992)



Le gustaba decir que nació antes de lo previsto. Sin siquiera el agujero de las orejas, 
por tanto sordo y medio ciego, se le confió el “oficio de los inocentes”: pastor.
La invasión de las máquinas en la vida del hombre le dejaba perplejo y pasaba sus días 
analizando el movimiento de los aparatos con los que se topaba. 

EL TIOVIVO DEL PETIT PIERRE
Es un conjunto móvil de figuras de madera y metal construidas con latas de conservas y 
otros materiales de desecho. Posee una réplica de 12 metros de altura de la Torre Eiffel, 
un átomo de molécula gigante, flores y plantas de metal entre otros objetos fantásticos.



Solitario y fascinado por la velocidad a la que cambiaba el mundo, comenzó a construir 
este carrusel que aún hoy sigue girando con ensordecedor chirrido de hierros.

En la actualidad puede seguirse viendo en la colección La Fabuloserie.

KITARO músico y compositor japones.



Aprendió por su cuenta a tocar la guitarra. A este respecto él señala que nunca tuvo 
una educación musical y que sólo aprendió a confiar en sus oídos y en sus sentimientos.

Atribuye sus creaciones a una fuerza que está más allá de él. "Esta música no proviene 
de mi mente," señala. "Es del cielo, pasa a través de mi cuerpo y sale por mis dedos convirtiéndose en una composición. A veces me maravillo.

COMPOSICIÓN DE KITARO ( SILK ROAD )



Nunca practico. No leo ni escribo música, pero mis dedos se mueven. Me pregunto, 
'¿De quién es esta canción?' Escribo mis temas pero no son mis temas.

Nuestras manos son simplemente una herramienta de nuestra mente.



Y nuestra mente una herramienta de los dioses del arte como SARASVATI
UNA DE LAS DIOSAS DEL ARTE.



Hasta la próxima semana.