viernes, 12 de abril de 2013

MI HOMENAJE A PASCUAL BLANCO PIQUERO

PASCUAL BLANCO PIQUERO fallecido esta semana el día (7 de abril de 2013)



Uno de los máximo exponentes del arte del  grabado del siglo XX \ XXI



Nacido en Zaragoza el 26 de noviembre de 1946, fue grabador, pintor y profesor de Dibujo Artístico de la Escuela de Artes de Zaragoza, fue Premio Aragón-Goya de Grabado en el 
año 2000.



Pintor y grabador. Tras estudiar en la Academia Cañada de Zaragoza y en la Escuela de 
Artes y Oficios de Zaragoza, obtiene la Licenciatura en la Escuela Superior de Bellas Artes 
de Barcelona.



Catedrático de Artes Plásticas y Diseño y Dibujo en la Escuela de Arte de Zaragoza.



Académico de Número de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis.




En las últimas obras combina todos los elementos que utilizó en el pasado de forma más 
suave y atemperada, logrando sensuales y elegantes composiciones.



Los grandes artistas como PASCUAL BLANCO nunca mueren y siempre son recordados
por su legado artístico. Con una continuidad de su obra a través de sus discípulos.
El solo nos a dejado para poder ver el arte des de otra perspectiva.

EL GRABADO es una técnica de impresión que consiste en dibujar una imagen sobre 
una superficie rígida, llamada matriz, dejando una huella que después alojará tinta y será transferida con alguna técnica de impresión a otra superficie como papel o tela, lo que 
permite obtener varias reproducciones de la estampa. 



La matriz suele ser de metal, empleándose generalmente planchas de cobre o aluminio, 
aunque también se usan otros materiales como madera, piedra o incluso placas acrílicas, y 
en ella se realiza el dibujo generalmente a base de líneas que se realizan en la superficie 
de la plancha con instrumentos punzantes, cortantes o mediante procesos químicos.



HISTORIA DE UN GRABADO
El Rinoceronte de Durero es el nombre que normalmente recibe un grabado creado por 
el pintor y grabador alemán  Alberto Durero en 1515.

Museo Británico, Londres



Autorretrato de Durero (1498; Museo del Prado Madrid  España)



La imagen se basaba en una descripción escrita y un conciso boceto, realizados por un 
artista desconocido, de un rinoceronte indio que había llegado a Lisboa a principios de 
ese año ( 1515 ).

Durero nunca vería al rinoceronte real, el primer ejemplar vivo visto en Europa desde los 
tiempos del Imperio romano.

A finales de 1515, el rey de Portugal, Manuel I, le envió el animal como regalo al Papa 
León X, pero murió al naufragar el barco que lo transportaba junto a la costa de Italia, a 
principios de 1516.

No se volvería a ver un rinoceronte vivo en Europa hasta la llegada de un segundo 
ejemplar de la India a la corte española de Felipe II alrededor de 1579.

A pesar de las imprecisiones anatómicas, el grabado de Durero cobró una gran 
popularidad en Europa y fue copiado en muchas ocasiones durante los tres siglos 
siguientes. 

Sobre el grabado de Durero se ha dicho que: «Probablemente ninguna otra pintura de un 
animal ha ejercido una influencia tan grande en las artes». 

Hasta pronto.