viernes, 23 de marzo de 2012

BRUNO TORFS

Oculto en una pequeña aldea de Victoria en Marysville, al sudeste de Australia,
se encuentra un mundo mágico donde el escultor Bruno Torfs llevaba construindo
su obra, en combinación con la belleza de la naturaleza.


  
Levaba 25 años construyendo en su jardín particular de su casa, abierto al publico
para gozo de su obra y del maravilloso entorno, que formaban las paredes de su
museo particular.














Pero llego el fatídico SABADO NEGRO el día 7 de Febrero del 2009




El fuego arraso gran parte de las montañas de la zona, con casas, aldeas, con muchos
muertos y desaparecidos.


Bruno Torfs, fue uno de los afectados.



Conseguio salvar muchas de sus obras.





Quizás esta obra exprese mas el dolor, que siente Bruno. No por haber perdido su casa,
si no por la perdida de la casa de sus hijos.

  
Y lo que no veremos en museos, es el propio museo donde nacieron tan bellas obres.